Noticias

11 octubre 2021

La mayor amenaza de los cítricos está solo a 170 kilómetros de Huelva

La citricultura andaluza está en alerta. Portugal ha confirmado oficialmente la presencia de Trioza erytreae en una plantación de cítricos en el municipio de Aljezur, en el Algarve portugués, a menos de 170 kilómetros de plantaciones de Huelva.

Trioza erytreae es un insecto vector transmisor de la bacteria que causa el Huanglongbing (HLB) o enverdecimiento de los cítricos (‘Greening’), la enfermedad más devastadora y la mayor amenaza en la actualidad para cualquier citricultura del mundo.

Este insecto estaba localizado en Lisboa, desde donde ha dado un salto de unos 220 kilómetros hacia el sur, al municipio de Aljezur, por lo que el vector (que aparte de transportar el HLB es en si mismo una plaga) se ha aproximado, pasando de estar a unos 450 kilómetros a menos de 170 de los naranjos onubenses.

El HLB deteriora la calidad y sabor del fruto pudiendo matar el árbol afectado en pocos años. Por tanto, España, sexto país productor mundial de cítricos, así como las regiones citrícolas libres de la enfermedad (Cuenca Mediterránea, Uruguay, Chile, Australia y Nueva Zelanda) están seriamente amenazados.

Inmaculada Sanfeliu, Presidenta del Comité de Gestión de Cítricos (CGC), pone cifras al peligro en ciernes. «Para que nos hagamos una idea de la gravedad del riesgo de entrada del HLB, desde la campaña 1997/1998, en la que Florida alcanzó su récord de producción de cítricos de 12.340.991 toneladas, hasta la campaña 2020/2021, en la que el USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos) estima en julio de 2021 una producción de 2.359.177 toneladas, Florida ha reducido su producción en un 80% en un periodo de 24 años, debido al efecto arrasador del HLB».

Hoja infestada de HLB

Partiendo de estos datos y realizando el ajuste de regresión a la actual producción de cítricos de España (unos 7,5 millones de toneladas), «podemos estimar que en 15-17 años desde la entrada del Greening la citricultura española podría desaparecer», subraya Inmaculada Sanfeliu. De hecho, «en 7,5-8,5 años nuestra producción quedaría reducida a la mitad de la cosecha actual».

En términos económicos, podrían perderse «una proporción elevada» del valor medio que aporta el sector que es de entre 4.000-4.700 millones de euros. Además, la desaparición de la citricultura en España en 16 años representaría la pérdida de «200.000 empleos en recolección, manipulado, confección, envasado y comercialización de cítricos y 80.000 empleos equivalentes a tiempo completo en las explotaciones citrícolas», apunta la presidenta del CGC.

Por ello, desde el Comité de Gestión de Cítricos se insiste en que «es muy necesaria ahora la implicación del sector citrícola onubense y de las autoridades fitosanitarias de Andalucía, reforzando personal y prospección de los campos de cultivo, parques y jardines municipales, para descubrir la presencia de vectores del HLB como Tryoza erytreae y frenar su avance hacia los cítricos de Huelva y del resto de España».

Contención en Andalucía

La Junta de Andalucía, a través del Instituto de Investigación y Formación Agraria, Pesquera y Alimentaria (Ifapa), lleva años participando en varios proyectos de investigación relacionados con el HLB. Uno de ellos es el «Life Vida for Citrus», en el que el Ifapa se une a una quincena de instituciones nacionales e internacionales. De hecho, son cuatro los países que están colaborando en este proyecto (Portugal, Francia, Italia y España), cumpliendo Andalucía un destacado papel.

Concretamente, la provincia de Sevilla, donde se testean patrones de cítricos con tolerancia al HLB. Así, existen dos parcelas de naranjos experimentales. Una de ellas de variedades Lane Late injertada sobre diferentes patrones de cítricos procedentes de diferentes programas de mejora genética internacional, algunos de los cuales han sido descritos como tolerantes al HLB.

La otra parcela de prácticas está dirigida al desarrollo de estrategias que favorezcan el control del vector Trioza erytreae, tales como cubiertas vegetales que potencien la fauna auxiliar y, por tanto, el control biológico; o el control de la brotación del árbol en verano mediante el establecimiento de riegos deficitarios o aplicaciones de fitorreguladores. Además de Sevilla, el proyecto Life también trabaja en parcelas de cítricos situadas en Málaga y Huelva.

En lo referente a la parcela de patrones de Sevilla, el fin es el de evaluar y seleccionar los patrones más interesantes para diferentes condiciones mediterráneas de cultivo. Se prevé que los resultados finales se den a conocer en 2023, cuando finalice el proyecto.

Publicado en ABC de Sevilla

Apariciones en Medios, Noticias , , ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *